En el mercado de la industria automotriz existen diversos tipos de motores para vehículos, los más comunes son el motor de gasolina y diésel, porque son los que dominan el mercado, pero hay más, vamos a conocerlos uno por uno.


Motor de gasolina: también conocido como motor a cuatro tiempos de Otto, su funcionamiento es común en cualquier vehículo que veas en las avenidas o carreteras.  Su funcionamiento es a gasolina, debido a una base termodinámica que convierte la energía química de la ignición, provocada por la mezcla de aire y el combustible, en energía mecánica que genera el movimiento.


Motor diésel: estos motores se usan en la industria del transporte, debido a que las unidades requieren de una dosis extra de potencia con el diésel. Los camiones o vehículos industriales con este tipo de motor logran recorridos más largos.


Motor eléctrico: aunque no lo creas fue el primer motor que se inventó, surgido en el siglo XIX, pero industrialmente no tuvo éxito. El motor eléctrico puede transformar la energía eléctrica en energía mecánica sin necesidad de recurrir a las explosiones o combustiones de los motores de gasolina y diésel.


Motor de GLP y GNC: hay vehículos que funcionan con combustibles alternativos como el gas licuado del petróleo o el gas natural comprimido.


Motor híbrido: aunque un vehículo de este tipo es más caro, su funcionamiento es de los más avanzados, porque recurren a motores de combustión convencionales, a los cuales se suma un segundo motor de tipo eléctrico, alimentado por unas baterías de alto voltaje/tracción. 


Los híbridos pueden operar cualquier de los dos motores o con ambos a la vez en el caso de requerir más potencia.


Artículo realizado con información de Audioledcar.com